Añadir clientes en grupos de WhatsApp, ¿por qué no deberíamos hacerlo?

  Que WhatsApp es una potente herramienta para la comunicación es algo más que demostrado. Pero una cosa es facilitar el contacto con el cliente y otra muy diferente utilizar la aplicación de mensajería para el marketing. Algo que nos puede llevar a crear grupos de clientes en WhatsApp, algo que nunca deberíamos hacer. Lo primero que tenemos que tener claro es que si utilizamos esta red para lanzar promociones necesitamos el consentimiento expreso de los clientes. Y puede que no lo tengamos recogido. No es lo mismo que nos envíen un correo que nos envíen un mensaje a nuestro teléfono. Parece que no, pero es mucho más invasivo lo segundo. Por otro lado si utilizamos WhatsApp con nuestra cuenta personal estamos infringiendo los Términos y condiciones del servicio. Esto puede llevar a que si abusamos de esto y se reciben quejas nos puedan quitar o bloquear la cuenta, lo que puede ser un problema todavía mayor. Por último, si incluimos a varios clientes en un grupo estamos infringiendo el RGPD, puesto que no hay manera de que los teléfonos de los clientes no se muestren para todos los miembros del grupo y dicho número es un dato personal. Por lo tanto, tenemos un problema grave que puede llevar a la AEPD a sancionarnos. Por eso antes de lanzarnos a llevar una campaña de marketing por este método de forma personal, mejor consultar con expertos que nos asesoren. A veces es incluso mucho más efectivo contratar el envío de SMS para hacerlo, ya que es un canal hoy en día mucho más limpio de ruido de conversaciones y donde el cliente puede prestar más atención a nuestra...

Apología de la privacidad en la era del Gran Hermano

La existencia de mecanismos efectivos de cumplimiento y el trabajo de las autoridades de control independientes en materia de protección de datos son dos elementos muy importantes para la salvaguardia de nuestros derechos y libertades   La dicotomía entre el «ver» y el «ser visto», planteada en el panóptico de Bentham como dispositivo de automatización del poder de quien ve sobre quien es visto, tiene su consumación en la observación fría y tecnológica a la que se refiere el profesor universitario Ryan Calo en su ensayo El dron como catalizador de privacidad hace casi una década y que representa la dimensión menos humana de la sociedad digital. Esta vigilancia es, en unos casos, manifiestamente evidente —cámaras, drones o robots—, y en otros es, en principio, imperceptible para el ojo humano —vigilancia en línea, geolocalización, sensores inteligentes o dispositivos de uso cotidiano—. Con ello, no estamos hablando de un futuro distópico, sino del presente. En 2011, los expertos Peter Swire y Kenesa Ahmad acuñaron el término «Edad de Oro de la Vigilancia», acogido por la organización internacional Human Rights Watch para aludir a la vigilancia en línea como herramienta de laminación de derechos humanos. El derecho fundamental a la protección de datos personales se erige, frente a dicho ejercicio tecnológico de poder, en un instrumento al servicio de los ciudadanos europeos para la garantía de la dignidad y de la libertad vinculadas a la propia naturaleza humana a través del control de su información personal. El autor Jesús Colomina dibuja en su reciente obra Animal (2018) un escenario en el que un hombre renuncia a su condición jurídica de persona y, con ello, a los derechos y libertades que le son inherentes....

¿Dónde pueden instalarse cámaras en los colegios?

Hace más de un año la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) aclaró lo que hoy se ha convertido en un debate en España: videovigilancia en los colegios. Se trata de la “Guía sobre el uso de videocámaras para seguridad y otras finalidades”, que está disponible desde junio de 2018. Este documento puede dar luces al tema que puso en la mesa la Fiscalía General del Estado, que en la presentación de la Memoria de 2018, durante la apertura de tribunales, recomendó instalar cámaras en los colegios para prevenir abusos y agresiones sexuales. Los datos oficiales dan cuenta de un aumento de 32,2% de delitos contra la libertad sexual entre menores en 2018, en relación a 2017. El aumento entre 2015 –1.081 delitos– y 2018, sin embargo, es más acusado: 69,5%. “En este ejercicio, a diferencia de los anteriores, no sólo aumentan los abusos sexuales, sino también las agresiones sexuales que permanecían estabilizadas o a la baja”, dice la Memoria. Mientras que en 2018 las agresiones sexuales contabilizadas son 648, por las 451 de 2017, o las 476 de 2016. Y los abusos sexuales continúan ascendiendo: 664 (2015); 795 (2016); 935 (2017) y 1.185 (2018). La guía da luces de lo que se debe y no hacer al instalar cámaras de videovigilancia. Es amplia y toca diferentes aristas como seguridad de personas, bienes e instalaciones, control de la actividad laboral, las grabaciones de sesiones de órganos colegiados o la captación de imágenes en eventos escolares. Pero, en lo relacionado a los colegios y centros educativos, la AEPD afirma que la instalación de este tipo de cámaras sólo será legítima cuando la medida sea proporcional con el...

¿Por qué no se multa a las AAPP en materia de Protección de Datos?

Hace unos días el Diario La Ley publicaba un interesante estudio sobre las Multas impuestas por la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) en 2019, en aplicación del Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) de la Unión Europea, vigente desde el 25 de mayo de 2018, con el detalle de los motivos (las infracciones) y las cuantías (de las multas).El número total de expedientes sancionadores que han acabado en una propuesta de multa es, hasta ahora, de 19. Y el importe total de las sanciones asciende a casi un millón de euros (972.600 €), destacando por encima de todas, las propuestas de multas a la Liga Nacional de Fútbol Profesional (250.000 €) y a una empresa de energía (100.000 €). El estudio hace una clasificación del resto de las multas por sectores o grupos de actividades, destacando el de servicios de internet y telecomunicaciones (10 multas que suman un importe total de 399.000 €), reclamaciones de deudas y ficheros de morosos (4 multas por un importe total de 185.000 €) y videovigilancia (3 multas que suman 38.600 €). ¿Y las Administraciones Públicas? Lo que se echa de menos -por el profano- en este estudio es que en el primer año de aplicación del RGPD no se haya impuesto ninguna multa a ningún organismo o administración pública. ¿Tan bien realizan los tratamientos de datos personales las administraciones públicas, que ninguna de ellas ha cometido ni un solo error en el cumplimiento de una normativa que no es, precisamente, sencilla? Si utilizamos el buscador de resoluciones de la página web de la AEPD, podemos comprobar que, desde el 25 de mayo de 2018 y en aplicación del RGPD, hay tres...
Registro de jornada y derecho a la protección de datos

Registro de jornada y derecho a la protección de datos

Más allá de la novedad que supone la obligación de registrar la jornada de trabajo desde el pasado 12 de mayo y las numerosas dudas que han surgido en torno a su alcance, un aspecto estrechamente conectado y que no conviene desconocer es el necesario respeto al derecho a la protección de datos. No en vano tanto los datos almacenados en los dispositivos de control como los generados por los mismos constituyen datos personales en la acepción del artículo 4 del Reglamento 2016/679, del Parlamento Europeo y del Consejo, de 27 de abril, relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos y por el que se deroga la Directiva 95/46/CE -en adelante RGPD-. De conformidad con ello, sea a través de las hojas de firma de toda la vida o de sistemas de control más sofisticados, basados en la huella digital o un software de reconocimiento facial, la recogida y almacenamiento de datos relativos al cumplimiento de la jornada tiene que someterse a las condiciones y garantías que establecen el RGPD y la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de protección de datos personales y garantía de los derechos digitales –en adelante LOPDP-.Al igual que habrá que atender a esas mismas normas cuando el dispositivo permita además ubicar al trabajador durante la jornada de trabajo. Piénsese en los supuestos en que la falta de proximidad puede propiciar cierta relajación en el cumplimiento del horario, como, por ejemplo, los trabajadores móviles o a distancia. Partiendo de lo anterior, lo primero que hay que señalar es que para...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies