El nuevo delegado de protección de datos, clave para garantizar privacidad

La figura del delegado de Protección de Datos (DPO), incorporada en el nuevo reglamento de la UE sobre esta materia, será pieza clave para garantizar la confidencialidad en el trato de datos personales por parte de las empresas, ha asegurado a Efe futuro el catedrático José Luis Piñar.

La normativa, que entrará en vigor este miércoles -aunque los Estados miembros tendrán hasta dos años para aplicarla-, se considera un gran avance en el compromiso europeo hacia la protección de la privacidad ciudadana, especialmente porque involucra a todos los países de la Unión, ha añadido el ex director de la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD).

La figura del DPO, cuya presencia será obligatoria en todas las Administraciones Públicas y en ciertas empresas privadas según el volumen de información personal que traten, es sólo uno de los muchos criterios que establece.

En concreto, este delegado velará por que se cumpla la normativa de protección de datos en las organizaciones y tendría estrecha relación con las autoridades de Protección de Datos, continúa Piñar, quien además es titular de la Cátedra Google-CEU de Privacidad, Sociedad e Innovación, y director del Máster en Protección de Datos de la Universidad CEU San Pablo.

Este jurista, que ha sido miembro del Comité internacional de expertos que ha asesorado a Google en la aplicación del “derecho al olvido” tras la sentencia europea favorable al mismo, añade que su implantación podría generar más de 50.000 empleos en Europa, según ciertos estudios; de ellos, unos 2.000 en España.

En términos generales, continúa, el reglamento de Protección de Datos de la UE favorecerá al ciudadano no sólo al potenciar la prevención en el trato de datos personales sino al reconocer expresamente derechos como el del olvido e incluir otros como la portabilidad de datos, que se suman a los famosos derechos ARCO (acceso, rectificación, cancelación y oposición).

Aunque algunos criterios sobre protección de datos estaban ya previamente establecidos con directivas o leyes sectoriales y sentencias de tribunales, el reglamento los recoge específicamente.

Piñar ha recordado que uno de los aspectos más controvertidos para la aprobación de esta norma ha sido la ampliación del llamado “ámbito territorial”.

Eso significa que la normativa se aplicará no sólo a las empresas asentadas en Europa, sino también a las que tratan datos de ciudadanos europeos desde fuera, y les ofrecen productos, servicios o controlen su comportamiento (por ejemplo, hábitos o gustos)

Origen: El nuevo delegado de protección de datos, clave para garantizar privacidad

Si te ha parecido interesante, por favor comparte

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR